Como de todos es bien sabido el uso de ascensores no solo se limita al uso de personas, se usa también para el transporte de objetos, podemos decir también que su uso no solo es para ascender o descender un edificio, porque también existen los ascensores que son instalados para poder llegar al subsuelo, es decir por debajo de la tierra.

Existen muchos tipos de ascensores que para diferenciarlos tenemos que ver sus componentes que son eléctricos, electrónicos y mecánicos.

El ascensor hidráulico es uno de los más instalados junto al tipo de ascensor electromecánico. El ascensor hidráulico tiene por característica un pistón que tiene aceite por dentro y mediante el cual es propulsado para poder desplazarse. La función que tiene la máquina hidráulica es la de aumentar o disminuir la presión del pistón, es decir; debido a que la máquina hidráulica está llena de aceite cuando el ascensor sube, lo expulsa y cuando el ascensor baja, lo recoge. El ascensor hidráulico es muy diferente al ascensor electromecánico, precisamente por su funcionamiento y por la energía que utilizan para el mismo, el ascensor electromecánico tiene un motor eléctrico que tiene una bomba acoplada.

Para el mantenimiento del ascensor hidráulico es importante tener en cuenta que el aceite que lleva debe ser cambiado después de una determinada cantidad de tiempo y este proceso de mantenimiento se debe realizar en todos los ascensores hidráulicos. Una de las ventajas de este tipo de ascensores, es que no necesitan cuarto de máquinas arriba del hueco, ya que el grupo hidráulico se puede instalar abajo o donde sea más conveniente, aunque se recomienda que esté instalado cerca del hueco del ascensor, para evitar posibles problemas de rendimiento.

El ascensor hidráulico es recomendable para edificios o fincas con poca altura, es decir, como no lleva contrapeso, es más sencillo de instalar en espacios pequeños.

En Obraxa Instalamos todo tipo de ascensores con hueco o sin hueco. Llámanos!